El cambio ha llegado. Despertar a la nueva humanidad.

Hablando y compartiendo con mucha gente cercana (y no tan cercana) a cerca de esta etapa de transformación que estamos viviendo, hay un denominador común que surge imparable para abrir nuestros ojos: “el despertar”, “quitarse el velo”, “el destape de máscaras”…

mascaras

Sí, esas máscaras que llevamos y nos conectan con personajes internos que van mostrándose dependiendo de las circunstancias que se nos presentan en la vida. Esa máscara que nos ponemos para manipular y tapar todo aquello que no nos gusta de nosotros y tampoco queremos que la otra persona vea.

El momento es ahora!! Ahora es cuando todo está emergiendo y tienes la oportunidad de poder ver aquello que está aparcado en tu oscuro sótano bien guardado y bajo llave para que no te moleste. Ahora es cuando los velos se están cayendo y puedes darte cuenta de muchas cosas que antes no podías ver claramente.

Y es que, en este nuevo paradigma mundial al que nos dirigimos, reina la autenticidad, la gente de verdad, de corazón y sin máscaras. Una nueva humanidad con personas comprometidas en construir un futuro mejor, en igualdad y en cooperación. No me cabe la menor duda de que este viejo paradigma está dando sus últimos coletazos. Nos está empujando hacia una revisión de lo que realmente somos y queremos, y también, de lo que nos acompaña en el día a día. Es de vital importancia comenzar a mirar hacia dentro para poder liberarnos de todos esos condicionamientos que nos tienen atrapados, nos hunden y nos anclan en vibraciones demasiado bajas.

El ser humano tiene que darse cuenta de lo que realmente es para poder pensar y actuar libremente y con una consciencia elevada. No dejarse llevar por opiniones o acciones de otros y escuchar su guía interna, su corazón… su intuición, esa que nunca falla. Es tiempo de abrir los ojos a una nueva realidad.

despertar

Esta época de la que estamos saliendo se llama “Kali Yuga” o “Edad de hierro”. Un estado evolutivo del ser humano muy denso y conflictivo. Kali Yuga, la era de la discordia, de la codicia, inmoralidad, enfermedad y egoísmo.

 

En el «Linga Purana» hindú, escrito 600 años antes de la era cristiana, relata el último de los yugas, la Edad de Hierro:

«En el Kali Yuga, los hombres vivirán atormentados por la envidia, irritados, sectarios, indiferentes a las consecuencias de sus actos. Estarán amenazados por la enfermedad, el hambre, el miedo y terribles calamidades. Sus deseos estarán mal orientados, su saber será utilizado con fines malvados. Serán deshonestos. Muchos perecerán con crueldad. La nobleza declinará, y los esclavos pretenderán gobernar y compartir con los sabios, el conocimiento, las comidas, los sitiales, y los lechos. Los gobernantes serán, en su mayoría, de bajísima cuna. Serán tiránicos dictadores. Los artesanos querrán desempeñar el papel de los sabios, los sabios el de los artesanos. Los ladrones se convertirán en reyes, y los reyes en ladrones. La armonía social desaparecerá por todas partes. La tierra no producirá casi nada en algunos lugares y producirá mucho en otros. Los gobernantes se apoderarán de los bienes, y dejarán de proteger al pueblo. Mercaderes de baja cuna serán honrados como si fueran sacerdotes, y entregarán a gente que no es digna de ello, los peligrosos secretos de las ciencias tradicionales. En la edad de Kali se extienden las falsas doctrinas y los escritos engañosos. Los maestros se envilecerán vendiendo su saber. Los pocos maestros puros se refugiarán en una anónima vida errante. Al final del Kali Yuga, aumentará el número de las mujeres, y disminuirá el de los hombres, que carecerán de toda virilidad. (…) La gente que mendiga o busca empleo cada vez es más numerosa.  Nadie dejará de emplear un lenguaje grosero, nadie cumplirá con su palabra, todos serán envidiosos. (…) Gente sin principios predicará a los demás la virtud. Reinará la censura, y en las ciudades se formarán asociaciones de criminales que gobernarán. (…). Los hombres se matarán entre sí, y matarán también a los niños, a las mujeres, y a las vacas. Los sabios serán condenados a muerte».

De Ibn Asad, «La rueda de cuatro brazos».

satya yuga

Pongamos toda nuestra fuerza y energía en atravesar estos últimos pasos por la Era de Kali, deshaciéndonos de nuestras máscaras y acercándonos hacia lo auténtico y lo puro. Hacia una comunicación desde el verdadero Ser, adentrándonos en “Satya Yuga” o “La Era de la Verdad”.

 Satya Yuga se considera la Edad de oro en la que la humanidad está despierta y carente de maldad. Esta es la era de la verdad, la virtud y la justicia… hay una auténtica comprensión espiritual que no pasa por religiones ni dogmas. Todo trabajo es puro y el conocimiento viene de la realeza de la conexión interna. Acostumbrados a poner la mirada siempre en el exterior, en esta etapa el trabajo con uno mismo y en colaboración con el prójimo, será lo que nos ayude a avanzar y no quedarnos en el camino.

El renacer a una humanidad más despierta ya está llegando. Aún nos quedan duras pruebas, pero desde el Amor, la cooperación y enfocados en el nuevo camino, no existe adversidad que no podamos cruzar.

kali yuga

“Morir a nuestros viejos patrones para renacer a una nueva conciencia”

Nadie dijo que esto fuera fácil… Muchos cambios, rupturas, despedidas, inseguridad, miedo… Hay que atravesar la tormenta para que, con luminosidad,  llegue la calma. Así pues, comencemos sin pausa con nuestro trabajo personal,  armonizando con los tiempos que ya están llegando, re-conectando con nuestro espíritu y poniendo la atención en qué queremos construir y aportar a esta nueva humanidad.

Os deseo el mejor de los  viajes!!

“Cuando más oscura es la noche, más brillantes son las estrellas.”

San Juan de la Cruz, la noche oscura del Alma

 

Imágenes: Recogidas de la web sin autoría conocida.